Bordados y tradiciones


Los talleres de bordados tradicionales empezaron el pasado sábado de agosto en el local de La Candelaria, Av. Bolognesi 292, Barranco, nos informa Olga Zaferson, diseñadora y consultora en materia de arte textil.


En este proyecto los participantes podrán confeccionar una muñeca vestida y decorada o un tapete con las técnicas que se aplicarán, desde pintura y bordados. Habrá otro taller de croché para principiantes y avanzadas. 

El espíritu creador de estos talleres es Olga Zaferson quien se convenció que la moda era un gran vehículo para transmitir la cultura de nuestro país. Durante muchos años enseñó las danzas más representativas que tenemos, en colegios y universidades. 

En aquel entonces los colegios no tenían la facilidad de alquilar los trajes regionales que necesitaban, motivo por el cual ella empieza a confeccionarlos, con ayuda de su mamá. 

El manejo de las telas, entre ellas la “bayeta”, las fajas y accesorios diversos la motivan y los usa en su vestimenta que poco a poco fue estilizando y añadiendo iconografías. De esta manera nace lo que ella llama “moda étnica”. 

Recuerda con gran alegría los viajes que por su labor de artesana (que es como prefiere que la llamen) pudo realizar y estar en encuentros de artesanos en Catamarca (Argentina), en Beckenried (Suiza) dando un taller de danzas peruanas y como diseñadora en octubre del 2009 en Monza (Italia) fue invitada para el primer Forum sobre “Creatividad, Innovación en la Excelencia para la Industria del Vestir.”

Ahora se aboca a enseñar en talleres donde comparte con alumnas seguidoras de sus sueños: María Isabel Basurto y Graciela Trillo, a través de un equipo que ya viene dando resultados. 

Las personas encuentran en estos talleres no solo el arte de bordar y tejer , de hacer productos utilitarios, sino también a informarse, descubrir lo que es el Perú en forma amical, relajante, simpática y didáctica. Olga hace hincapié que lo que más la emociona es cuando teje en “telar de cintura” que también enseña y de lo que se siente muy orgullosa. 

Uno de sus grandes esfuerzos es el libro que debe de salir este año “El Hilo Conductor: Tradición y Moda en el Perú” a cargo de la editorial “Hipocampo”. Los interesados en estos talleres pueden comunicarse al correo olgazaferson @gmail.com y al Tf. 999928528. 

Robots de andar por casa: ¿cómo funcionan nuestros electrodomésticos?



Los robots parecen cosa de películas futuristas o de competiciones universitarias que descubren jóvenes talentos, pero lo cierto es que en nuestra vida cotidiana estamos rodeados de ellos. Desde la lavadora y el frigorífico, aparatos caseros con los que estamos muy familiarizados, hasta modernos artilugios que empiezan a invadir nuestros hogares como los robots aspiradores, la tecnología nos rodea a diario. Te contamos los secretos de algunos de estos robots de andar por casa.

Un apartado especial merecen los robots aspiradores. Hace 50 años nuestras abuelas solo disponían de una escoba y un recogedor para terminar con pelusas, pelos y migas del suelo. Ahora mismo ya no existe un hogar que no disponga de una aspiradora manual que termine con la suciedad. Y desde hace poco más de un año se han puesto de moda los robots aspiradores. Unos dispositivos similares a una caja de plástico plana y con ruedas que se mueve anárquicamente sin chocarse con paredes ni muebles gracias a una serie de sensores que controlan lo que tienen a su alrededor. Incluso evitan caerse por las escaleras y vuelven a su enchufe para cargarse y seguir limpiando la casa. Algo impensable hace apenas unas decenas de años. De hecho, incluso han mejorado su diseño y prestaciones para llegar hasta los rincones más difíciles del hogar, como esquinas y recovecos. Este es el caso de, por ejemplo,  de robots aspiradores como Hombot Square de LG, diseñado específicamente para aspirar las esquinas gracias a su diseño cuadrado en vez de circular.


Por otra parte, las primeras lavadoras se limitaban a reproducir el movimiento de las personas al limpiar manualmente las prendas: accionada por una palanca, una máquina frotaba la ropa contra una superficie rugosa. Las lavadoras automáticas son algo más cómodas e incorporan un motor eléctrico que hace girar un tambor en el que se colocan las prendas. A este mecanismo básico se han ido añadiendo funciones para controlar aspectos como la temperatura, el tiempo de lavado y la centrifugación, todo ello gracias a la microelectrónica. De hecho incluso los tambores han mejorado su diseño y prestaciones llegando incluso a inclinarse para aprovechar mejor el agua de cada lavado. 

Mucho han evolucionado los frigoríficos desde aquellos pozos de nieve en los que nuestros antepasados conservaban los alimentos. Los refrigeradores funcionan absorbiendo calor en el interior del aparato y expulsándolo fuera. Para conseguir este efecto se emplean líquidos que se evaporan con rapidez, y al hacerlo, las moléculas de calor roban gran cantidad de energía de su entorno y lo enfrían. Este vapor cargado de energía es transportado por un circuito cerrado al exterior del aparato, donde un motor lo comprime para que vuelva al estado líquido y comience el ciclo de nuevo. En los primeros refrigeradores el líquido empleado era amoniaco o ácido sulfúrico, y posteriormente fue sustitutito por los famosos clorofluorocarbonos o CFCs. Actualmente, debido al problema ambiental que supone el uso de estas sustancias, que destruyen la capa de ozono, los frigoríficos modernos emplean hidrofluorocarbonos o HFCs, que no llevan cloro en la molécula y cuyo efecto destructor es menor. 

La tecnología avanza a pasos de gigante: ya existen placas de vitrocerámica en las que podemos aprovechar para cargar el móvil, freidoras que fríen sin aceiteparedes que almacenan calor... todo parece posible gracias a estos modernos robots que mejorarán nuestra comodidad y harán mucho más fáciles las tareas del hogar.

Alumbrado inteligente que se gradúa en función de los peatones



Muchos parques y calles están prácticamente vacíos una vez que se hace de noche. Sin embargo, es necesario dotarlos de una iluminación adecuada para que las pocas personas o vehículos que los transitan se sientan seguros y no tengan problemas de viaibilidad. Las nuevas tecnologías inteligentespermiten resolver el problema ahorrando muchaenergía.

Un ejemplo es el sistema LumiMotion, de Philips, que optimiza y regula la luz en función de la proximidad de las personas. Cuando la calle o parque están vacíos, la intensidad de luz se reduce hasta un mínimo prefijado. Cuando el sensor detecta a un peatón o a un ciclista, la luz se intensifica e ilumina la zona tanto por delante como por detrás del mismo. Además, estos cambios de iluminación se producen de forma anticipada y gradual, por lo que son imperceptibles para las personas. Por otro lado, el sistema permite avisar a los coches para que reduzcan la velocidad cuando un peatón se dispone a cruzar un paso de cebra. 

El sistema ya se ha instalado en algunos municipios españoles como Móstoles (Madrid) y Mutiloa (Navarra), donde se han sustituido las luminarias antiguas por unas nuevas de tecnología LED. Su instalación ha permitido un ahorro energético de un 75 por ciento.


Muy Interesante